domingo, 7 de octubre de 2007

"POPULISMO"

Por Giselle Mayo.

“El populismo, es una relación, una forma de articular contenidos variables”. “(…) garantiza la política, evitando que ésta se convierta en mera administración."Hay populismo siempre que existe un llamado a los de abajo frente al poder". “El populismo actúa según la lógica de la equivalencia: es decir, cuando hay un conjunto de demandas específicas que se oponen a algo que las niega. Así se crea entre ellas una pertenencia mutua, y eso constituye, en forma incipiente, un cierto pueblo". Se crea una comunidad de oposición respecto de algo llamado 'el sistema'.”Concuerdo con Laclau en que “esa articulación nunca es espontánea. Se requiere siempre, no sólo una superposición de reivindicaciones democráticas a nivel horizontal, sino también una articulación vertical entre esas demandas.” El problema surgiría a mi entender cuando esa articulación vertical, desvirtúa las demandas de abajo, en provecho propio para permanecer en el poder, por medio de un Estado asistencialita que perpetua, en vez de solucionar, las demandas que originaron el populismo. También el problema surge cuando el populismo pasa a depender en exceso de su articulación vertical, del líder que articula las demandas heterogéneas, y no logra institucionalizar los cambios que promueve para permanecer en el tiempo. En Venezuela, Bolivia, y Ecuador, vemos que hay una intención de institucionalizar los cambios, a través del llamado a Asambleas Constituyentes. Pero en estos casos también podemos notar los resentimientos irreconciliables, que dividen las naciones. Por eso llamaría la atención sobre otro peligro del populismo, y es que al movilizar las masas, se las moviliza junto con todo su rencor, y así se acrecientan los actos de violencia de estas masas, y empiezan a proliferar grupos armados paraestatales y huelgas de carácter intimidante. Finalmente, todo esto siempre termina en golpes de Estado o en la asunción de gobiernos conservadores que retroceden en todo lo alcanzado. Creo que muchas veces el populismo podría obtener mejores resultados y permanecer más en el tiempo si en vez de ir “contra el sistema” lo utilizara mejor en su provecho, y si moderara su radicalidad y urgencia por realizar todos los cambios ya mismo, por una velocidad que permitiera un consenso mayor de todas las partes. Si bien es cierto que las masas no pueden esperar, por otro lado, si los cambios que se realizan en su beneficio no tendrán ninguna durabilidad, no tiene tampoco ningún sentido.

Giselle Mayo